Cuando los turistas viajan a Tenerife y visitan la ciudad de La Laguna no saben que están visitando la ciudad desde dónde partió el núcleo más importante de pobladores de la ciudad de Montevideo, en la actual República Oriental del Uruguay (y los guías tampoco lo saben) y que de dicho grupo poblacional nacería el prócer, héroe del país y uno de los libertadores más importantes de América del sur.

 

 

    José Gervasio Artigas Arnal (Montevideo, Uruguay, 19 de junio de 1764 – Ibiray, Paraguay, 23 de septiembre de 1850) fue un militar, estadista y máximo prócer uruguayo. Recibió los títulos de “Jefe de los Orientales” y de “Protector de los Pueblos Libres”. Fue uno de los más importantes estadistas de la Revolución del Río de la Plata, por lo que es honrado también en la Argentina por su contribución a la independencia del país y en otras partes del mundo.

Los abuelos de José Gervasio Artigas llegaron a la Villa de Nuestra Señora de Guadalupe la actual Canelones entre 1730 y 1774, y por la gran afluencia de isleños de las Isla Canarias se les apodó Canarios a los residentes. Los primeros vecinos de Canelones se afincaron en 1726 y el poblado creció luego de un loteo realizado hacia 1730. Comenzó a tomar forma definitiva con la llegada de inmigrantes canarios y gallegos en 1774. Canelones llamada originalmente Villa de Nuestra Señora de Guadalupe, fue fundada oficialmente el 24 de abril de 1783 por orden del virrey Juan José de Vértiz, cuando ya tenía 70 casas, capilla, casa capitular y cárcel. Sin embargo, la historia reconoce como su fundador al presbítero Juan Miguel de la Laguna, a éste se le da la iniciativa de construir la iglesia parroquial y la gestión de las radicaciones de familias españolas después de 1774.

Sus abuelos tienen diversos orígenes. Artigas tenía sus dos abuelos de origen aragonés, una abuela (paterna) nacida en Buenos Aires y la otra abuela (materna) nacida en Tenerife, Islas Canarias.

Por el lado del padre, su abuelo Juan Antonio Artigas Ordobas nace en la ciudad de Zaragoza en el año 1693, mientras que su abuela Ignacia Xaviera Carrasco y Melo-Coutiño nace en la ciudad de Buenos Aires en el año 1702 (siendo su padre de origen malagueño y su madre hija de un portugués cuya familia procedía de Lima, Perú y contaba con una ascendiente hija de un jefe inca).

Por su parte del lado de la madre, su abuelo Felipe Santiago Pasqual Aznar nace también en la ciudad de Zaragoza en el año 1717, mientras que su abuela María Rodríguez Camejo nace enLa Laguna, la isla de Tenerife, Islas Canarias.

Y por todo esto, José Gervasio Artigas Arnal, tiene un busto en el Camino Largo de la ciudad de La Laguna, cuestión que el 90% de los laguneros y canarios no tienen ni idea.

La ciudad de La Laguna fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por su trazado, ya que influyó en los asentamientos y colonias españolas en América del sur. Pero no se toma en cuenta el hecho de la influencia de la emigración. La relación cultural entre Canarias y América ha sido de «ida y vuelta», bidireccional. La cultura canaria ha tenido especial protagonismo en la construcción de determinadas identidades nacionales, como la cubana, la puertorriqueña, la venezolana o la uruguaya, siendo isleños los fundadores de ciudades como Montevideo (Uruguay) a través del primer asentamiento en Canelones en 1774, San Antonio de Texas (EE. UU.) y São Paulo (Brasil).

 

 

Y aquí está este pequeño post para recordar que los flujos migracionales coloniales no sólo crearon vínculos culturales, sino que también pudieron aportar unas gotas de sangre de libertad, no sabemos que influencia pudo tener la abuela de Artigas sobre él, pero quizás y tan sólo quizás, si ella no hubiera ido, otra historia se estaría contando, nunca se sabrá pero este es un pequeño homenaje a un valiente y un detalle para los viajeros que visiten la ciudad de La Laguna en Tenerife.