Hoy ha sido nuestro último día en Noruega!! super pena!! Nos vamos tristes de que se termine ya nuestro viaje y contentos porque nos ha encantado todo y tenemos un montón de material para nuestros reportajes!
Hoy hicimos la famosa ruta del Atlántico, entre Molde y Kristiansund. La carretera va saltando de isla en isla, y por el camino puedes ver a algún pescador. El paisaje es sorprendente, en especial, el ir saltando por la carretera de una isla a otra, aunque en algunas ocasiones no es muy apreciable. Además, entre la lluvia y el viento se hizo difícil contemplar y disfrutar completamente del paisaje, pero aún así, el cambio de la zona de los fiordos al océano atlántico, es espectacular. ¿Lo que más me gusto de la ruta? El puente. Con esas formas y pendientes y debajo ese océano, da la sensación que que cuando vas a pasar se va a romper.

De vuelta a Alesund subimos al mirador para comtemplar el fantástico paisaje de la ciudad y de las islas que la rodean. Toda una red de ferrys te acercan de una manera comodísima a ellas.

 

Después estuvimos paseando por la ciudad, con unos edificios espectaculares estilo art nouveau. Alesund era una ciudad de pescadores y como tal podreis encontrar mogollón de sitios para comer pescado. Imposible no probar alguno!! Eso sí, id temprano, porque aquí en Noruega la gente suele cenar a las 4 de la tarde!! Y sólo algunos sitios están abiertos hasta las 11 de la noche.