Aquí, delante del ordenador y pegada a un ventilador suspiro por viajar a algún lugar interesante: ¿London con su estilo rompedor?¿Roma con sus ruinas?¿o quizás París con su estilo súper chic? Tampoco me importaría un hotelito de esos de «estoy perdido por el mundo pero soy lo que siempre has buscado por glamuoroso, exótico y con mogollón de personalidad»
De todas formas, hoy no puedo de dejar de pensar en mi viaje a Lisboa. Viaje – escapada perfecto si quieres disfrutar unos días fuera del país sin dejarte la cuenta bancaria en ello.

Lisboa, con sus calles empedradas, sus tranvías y sus casas de comida en dónde varias personas se sientan a comer juntas. ¿Qué tiene la capital de Portugal para que tantas veces me acuerde de ella?


Sinceramente creo que tiene personalidad. Si vale, está un poco «ajada», pero tiene el tamaño perfecto para pasear, dejarse llevar y desconectar mientras uno descansa en una plazita y observa a los transeúntes en sus quehaceres cotidianos.


A la ciudad, quizás le falte una manita de pintura, pero es tan sumamente encantador sus fachadas con azulejos, sus cuestas y sus adoquines que uno piensa que si Lisboa estuviera perfectamente arreglada perdería parte de su esencia.


Ideal es recorrer la zona «baija», ir callejeando por sus plazas, o dar un paseito hasta el Castelo S. Jorge para por la noche, aprovechando que uno está por la zona del barrio Alfama seguir recorriendo sus callejuelas y visitar algunos de sus bares de fado.

Otra posibilidad es pasear por la Avenida Ribeira, descubrir el mar y coger un tranvía que nos llevará hasta el barrio de Belem: donde es imprescindible visitar el monasterio de los Jerónimos (Patrimonio de la Humanidad) y la torre de Belem, ambos del siglo XV.


Si nos mola más las tienditas entonces nos toca subir (también podemos coger el tranvía 28) y visitar el Barrio Alto, con tiendas modernitas, encantadoras, de todos los precios y para todos los gustos.
Lo que os digo, una preciosidad de ciudad, con encanto y personalidad,  al alcance de todos los bolsillos y perfecta para desconectar.